Eleisegui: “Urdinarrain es una ciudad con un nivel de contaminación elevadísimo”

El glifosato no es biodegradable, se acumula en el suelo y los grados de concentración en Urdinarrain son de los más altos en el mundo. El periodista Patricio Eleisegui presentó una publicación científica internacional donde se describe una situación preocupante que afecta incluso el agua y lo relaciona con el aumento de casos de cáncer.

Entrevistado por LA REGIÓN el periodista y escritor Patricio Eleisegui indicó que este estudio se presentó en el Último congreso socio ambiental de Rosario y que le llamó la atención que quedo como al pasar el dato de lo que ocurría en Urdinarrain.

“El Informe prueba que el glifosato no se degrada, sino que debe ser considerado geopersistente; tirando por el piso la postura de la industria que siempre sostuvo que es biodegradable, que desaparece. El estudio comprobó que el glifosato se acumula en el suelo”.

Las muestras fueron tomas en el 2015 “por ende sigue acumulándose hasta el día de hoy. Y dice que los niveles que se midieron en Urdinarrain son los más altos de lo que está comprobado a nivel mundial”. La publicación que contó con la participación de la Universidad de la Plata y el Conicet “Cumple con el rigor científico y será utilizado como modelo a nivel mundial”

El periodista y escritor del libro “Envenenados” advirtió que Entre Ríos es el mapa del espanto “Encuentran un desastre cada vez que se hace alguna investigación. Urdinarrain en un punto es una ciudad con un nivel de contaminación elevadísima y con un porcentaje alto de desconocimiento de las causas, lo que es preocupante. Esto ha sido adrede, no es casualidad hay una suerte de sordera política importante sino toman en cuenta todo este problema con las enfermedades y como esto está relacionado con las practicas económicas que se hacen en el distrito” opinó.

-¿Por qué es tan malo el Glifosato?¿por qué debemos preocuparnos?

– En principio la Organización Mundial de la Salud ya se expidió sobre el vínculo entre el cáncer y el glifosato, eso es algo que no se discute. Eso ya está aclarado junto con el 24D que también se usa muchísimo en Entre Ríos. El Dr. Andrés Carrasco hace varios años lo comprobó y ese fue el punto de partida de la vinculación del Glifosato con el cáncer. Él lo llevó más lejos porque también hablo de malformaciones.

Hay una suerte de decir, de sostener desde lo discursivo lo que en realidad en la práctica no se hace, porque cuando uno ve los trajes que se ponen para aplicar el producto, son verdaderos astronautas.

-¿Qué hacemos con el campo si eliminamos este producto?

-Es real que el sistema económico de Argentina está sustentado en la utilización de este tipo de venenos en la agricultura. Y es real que no se puede apagar de un día para el otro. No es sencillo, debe ser gradual, pasar a otro modelo, porque el mismo mundo lo exige. Pide alimentos más limpios, más orgánicos. Gradual pero hay que iniciarlo en algún momento.

De slogan estamos llenos, de municipio saludable y demás pero el inconveniente que tenemos hoy es que el nivel de enfermedades es dramático, el nivel de expansión del cáncer; bueno en Entre Ríos se pueden escribir libros y libros sobre el tema y al mismo tiempo el inconveniente que tenemos es que los principales actores económicos que están siendo beneficiados con este modelo, generalmente son participes del sector político, entonces ahí hay una cuestión muy complicado para llevarlo a lo legislativo, para imponer más controles, porque esto es muy sencillo, hay que establecer prohibiciones y generar más controles. Está en mano de la gente al momento de elegir sus autoridades, porque si después los interesados se transforman en intendentes o concejales, se complican los controles. Se busca así solucionar las consecuencias en vez de atacar el problema de raíz.

-¿Te llama la atención que no terminemos de reaccionar?

-A mí lo que me llama la atención es la decisión del sector político de no hacer caso a una denuncia que se va ampliando. Seguir privilegiando a un puñado de personas, que dicen que enriquecen a la sociedad, y eso es discutible. Y poner la salud de todos, porque la de los productores también está en riesgo, por debajo de los intereses de la producción. Me parece una locura.

Cada vez hay más evidencia científica, médica del problema que tenemos. San Salvador es el gran ejemplo de lo que no hay que hacer, es un lugar prácticamente inhabitable, el nivel de contaminación es descabellado y la cantidad de enfermedades que tienen es tremendo, que el 40% de la población se esté muriendo de cáncer es una locura.

 

Indicadores que preocupan

Argentina aparece hoy como el país con mayor consumo de glifosato en el planeta, siempre en términos de cantidad de población. Así, mientras que naciones como Estados Unidos promedian anualmente 0,42 litros del herbicida por habitante, en Argentina se ostenta una pauta de 4,3 litros por cada persona que puebla nuestra geografía.

El Glifosato además de la presencia en la tierra, se traslada a través del viento, lo estamos respirando. Está cayendo en las gotas de lluvia. En el agua la concentración no es tan alta, pero también está presente.

Los efectos de los agroquímicos no discriminan, atraviesa todos los sectores, a todos los partidos políticos, nos puede tocar a cualquiera.

 

El tema no es novedad

Hay que decir que si bien desde el año pasado las voces se multiplicaron hasta llegar a la constitución de la Asamblea “Juntos Podemos” -que sigue reclamando por un estudio ambiental completo-, los reclamos se remontan al menos a siete años. En el año 2010 escribí un artículo en el que contaba que “En una cuadra de Urdinarraín viven cinco mujeres con cáncer y sería por las fumigaciones”. En aquel entonces en la entrevista a la Concejal Mónica Feyt (Frente Para Todos) se revelaba que en la cuadra donde vive, de ocho mujeres dos habían fallecido de cáncer y tres –entre las que se encuentra ella- estaban operadas y con tratamientos oncológicos. La nota generó un gran revuelo y tuvo impacto nacional, tanto que llegaba a la ciudad la Unidad Fiscal de Investigaciones en Materia Ambiental (UFIMA). Por entonces también era Intendente Alberto Mornacco quien utilizaba los medios de comunicación a fín para minimizar la situación, descalificar el artículo y a la mujer. Con el paso de los años el rigor científico ha llegado y el jueves 17/08 también estará en la ciudad el Dr. Damián Marino (CIMA) para hablar sobre el glifosato presente en el suelo de Urdinarrain. Una pena que se perdiera tanto tiempo.

 

 

LA REGION

Administrador del sitio LA REGIÓN 24, versión web del diario de Urdinarrain.

Deja un comentario