Yo no me reuní con el Ministro

Y es lógico, el Ministro de Educación no sabe que existo, solo soy un número, así que ¿para qué iba a venir a casa?

Yo soy un ilustre desconocido, pero Yohana es diferente, porque ella es “la maestra que le escribió a Messi” o como dice ella misma “una simple maestra de base” y a ella si la llamó el Ministro y Yoha dijo que si…. Pero primero invitó a varios compañeros, como ella, representantes legitimados, no por el voto sino por su acción en un aula, a “simples docentes” como ella, que quizás, para algunos, no tienen derecho a presentar sus quejas a un Ministro, claro, solo con él pueden reunirse quienes son elegidos para luchar y no luchan, para ser democráticos y no lo son, para estar al frente de los reclamos y no lo están, para defendernos pero ocultan fallos judiciales por meses, ellos sí, para algunos, son los únicos que tienen derecho a reunirse con un Ministro.

Me gusta participar de las redes sociales y allí he visto el ensañamiento con que se juzga a Yohana, una simple maestra (lo de “simple” es un elogio) por haber recibido al Ministro en su casa, con otros compañeros, fuera de toda “institucionalidad” pero nadie se pregunta, o le pregunta a ella o a los presentes, que se llevó el Ministro en sus oídos y retinas de esa reunión, ¿Cuándo CTERA o AGMER mostro en mano a un Ministro nacional un recibo de sueldo con horrores (no errores) de cobro?¿ Cuándo CTERA o AGMER le dijeron en su cara a un Ministro nacional el estado de edificios, partida de comedores y condiciones laborales de las escuelas entrerrianas?¿ Cuándo CTERA o AGMER enfrentaron firmemente en vivo en TV o medios de prensa a periodistas, funcionarios viejos y nuevos, libre opinantes todólogos que fueron callados por la voz de reclamos de una “simple” maestra?

¿Qué molesta de Yohana a estos navegantes informáticos, mediáticos revolucionarios de la Pc? Quizás no puedan creer que una “simple” maestra, joven, sin recursos mediáticos, haya logrado semejante trascendencia, no soportan que solita expusiera contundentemente el estado de nuestras escuelas, las condiciones en que los docentes van a dar clases, les molesta que sea culta, verborrágica con fundamentos, que sus alumnos y padres la aprecien porque es apasionada para dar sus clases dentro y fuera del aula, porque no necesita ocupar un cargo de primera línea para decir lo que pasa y por sobre todo, que NOS pasa, no soportan que un Ministro vaya a la casa y ella no claudique o “arregle” sino que se mantenga fiel a su discurso.

Yohana es de esos referentes que no se votan, que salen naturalmente a la luz cuando más los necesitamos y que, como el clavo que más sobresale, es el que recibe los martillazos y por eso le pegan.

No sé el motivo por el cual el Ministro no recibe a CTERA o no habló con la CDC de AGMER y si lo hizo con una “simple” maestra, lo que si se, es que me deja más tranquilo que haya sido una compañera la que le plantee los reclamos y ojo, seguramente más de uno dirá que quiero destruir el sindicato, que no soy institucional, que no respeto los votos, etc, etc, pero es una cuestión de confianza.

Hace unos años, por intermedio de Daniel, un periodista de aquí, fui reporteado por Nelson Castro radialmente, luego VHM hizo lo mismo con Urribarri que contestó lo que yo había planteado, obviamente ninguneado pero a la vez respondido por el mismísimo gobernador, las criticas (a mis espaldas) que recibí fueron muchas, ¿Quién era yo para hablar en un medio nacional? Y si… otro simple profe con una fugaz incursión gremial… todo un atrevido, es más, en pleno Congreso de AGMER mocionaron (no corrió la mínima suerte) que se me prohíba hablar en medios de prensa sobre temas sindicales, algo que quizás hasta a Mussolini hubiera avergonzado de aprobarse.

Por muchas de estas cosas y varias más, es que decidí, por supuesto muy lejos de lo que pueda hacer la pluma impecable e implacable de Johana, escribir estas líneas.

Hay gente que confunde el adversario y se ensaña cual feroz león con una maestra, pero se comporta como dulce gatito frente a la patronal ronroneando en su regazo, allá ellos, la historia juzgará a cada uno de nosotros y por suerte, con mis errores y aciertos estoy en la misma vereda que la compañera que hoy castigan tan cruelmente, junto a ella que también tiene errores y aciertos como todos y que su único delito fue escribir una carta, con un fuerte trasfondo de reclamo, o quizás no fue eso, sino el dejar al desnudo la inacción de quienes hoy, deberían estar ocupando ese lugar de lucha.

Gracias Yohana por tus aciertos y por tus errores, por demostrar que eres humana y pasional en lo que luchas, por mostrar que en alguien se puede confiar.

Y a quienes hoy la denostan con saña, que miren para adentro, al costado y hacia atrás, que se dejen de comunicados llenos de dulces y combativas palabras pero vacíos de respuestas, que se sientan docentes, laburantes de la educación, porque si llegaron a ese lugar que hoy ocupan, es debido a que alguna vez lo fueron, recuperen la memoria, así los compañeros recuperarán la confianza.

*Artículo de Opinión escrito por Eugenio Jacquemain, docente de nivel secundario y militante gremial.

LA REGION

Administrador del sitio LA REGIÓN 24, versión web del diario de Urdinarrain.