Una realidad que duele: En el basural empiezan a “educarse” los Brian del mañana

El Director del Hogar de Adolescentes local, el Dr. Mauro Santiso, revela que hay casos de niñas y niños que van asiduamente al Basural Municipal de Urdinarrain en busca de “algo para comer”. Santiso insiste en la necesidad de un trabajo interinstitucional para abordar temas sociales.

 

  • La semana anterior publicaste una nota de opinión titulada “actuar por Brian” que trajo alguna polémica, ¿al ver estos chicos en el basural que reflexión haces?

Que a algunos de ellos conozco y a otros no, pero que a todos los podría llamar “Brian”, los que están acá o los que vendrán mañana caminan por las anomias que la propia sociedad crea. Esto es una inmoralidad para cualquier grupo de personas que al reunirse quiera llamarse comunidad. Lo único de común que tiene esta situación que se refleja a diario en Urdinarrain, es que el alimento de la mayor parte de la gente, una vez que lo desechamos como basura, pasa a ser una potencial cena para estas familias, para estos niños y niñas. Acá empiezan a “educarse” los Brian del mañana.-

  • ¿A qué te referís cuando expresas que los gurises “caminan por las anomias que la sociedad crea”?

El brillante jurista Carlos Nino (fallecido), autor de una obra de arte de la política de Derechos Humanos Argentina llamada “Juicio al mal absoluto”, expresaba que uno de los 4 males de la sociedad de los 70 fue la ANOMIA, es decir la inclinación hacia la ilegalidad y el incumplimiento de las normas sociales, o sea de la ley. Esta Anomia perduro en el tiempo. Los gobernantes que tenemos no salen de un repollo que encontramos podrido en este basural para nosotros, pero triste mercado de pulgas alimenticias al que muchos de nuestros hermanos vienen a diario a buscar un plato de comida. El gobernador, el intendente local y los legisladores salen del seno de la sociedad. Y si esa sociedad evita reiteradamente cumplir la ley, es lógico que cree un camino en donde sus integrantes tengan la posibilidad de no respetar las normas. Esa anomia social perdura mucho en nuestra ciudad, y la consecuencia te bofetea a cada paso.

  • Pero la gran mayoría de personas cumplen la ley en Urdinarrain, ¿o no?

Por supuesto que sí, sino esto sería la ilegalidad total. Lo que quiero expresarte, es que para romper con esta anomia en donde lo ilegal es lo común y corriente, no se requieren de buenos vecinos, amables y respetuosos, sino de vecinos que se comprometan en combatir y denunciar lo ilegal, o por lo menos en exigirle al poder político de turno (desde 1983 el turno no cambia en Urdinarrain), que deje mirar y empiece a ver, hay cosas que son muy obvias. Hay lugares o negocios precarios en nuestra ciudad, que tienen más cámaras de seguridad que el Banco Nación, de eso se dan cuentan hasta los gurises del Hogar!!.-

  • ¿Crees que es posible una solución?

Sí. Nada complicada.

  • ¿Cuál?

Primero tener humildad al gobernar. Luego convocar a todas y cada una de las Instituciones que trabajan gratuitamente en Urdinarrain sobre temas sociales, y crear un Círculo de Instituciones de Urdinarrain (C.I.U.) para que, en conjuntas y en libertad.., expresen su opinión sobre la realidad social de hoy. Debemos llegar a un diagnóstico común. Y tercero darles el poder necesario para poder trazar opciones de políticas públicas a largo plazo, en donde no solo seamos protagonistas de ellas, sino también que podamos controlar, que el municipio no se desvié en lo acordado.  Junto a ello, tienes que fortalecer a dos instituciones claves en el engranaje social local, el Hospital y la Escuela Pública. No es complicado, solo que para que esto funcione, el municipio debe asegurar que no habrá represalias por las opiniones que se puedan verter, y debe garantizar una absoluta libertad de trabajo en el seno del C.I.U.. Es más, creo que ambos bloques de concejales deberían integrar activamente éste círculo de instituciones de Urdinarrain.

Mauro Santiso reconoció a  La Región que han pasado varios casos de niñas o niños que venían asiduamente al Basural Municipal a buscar algo para comer. Puntualmente recordó “en una oportunidad nos llamaron de otra Institución local, para decirnos que la hermana de un varón que iba al Hogar se dormía y no rendía en la escuela. Ellos primero pensaban que se debía a falta de descanso, pero luego detectaron que se trataba de una menor que no se alimentaba correctamente, que iba seguido al basurero a buscar comida, y que eso le imposibilitaba educarse a la par de sus compañeritos. Nos pidieron el ingreso de la niña al Hogar, obviamente con la autorización familiar, y a partir de allí ella almorzaba en nuestra Institución. El cambio fue muy positivo para ella en su faz general, aunque las consecuencias de la desnutrición habían llegado para quedarse”

LA REGION

Administrador del sitio LA REGIÓN 24, versión web del diario de Urdinarrain.