Alarma el número de diagnósticos de cáncer en la Ciudad y en el Departamento Gualeguaychú

alarmante cantadad de cancer

Según estimaciones científicas, en el Departamento Gualeguaychú tendrían que aparecer unos 260 casos nuevos por año. Y se registran 720. Casi el triple. En Gualeguaychú Ciudad los casos nuevos son más del doble de lo que correspondería a esta población. Y en zonas rurales y subrurales, 4 veces más.

Los informes anteriores se basaron en casos de fallecimientos por cáncer, y en datos periodísticos y oficiales.

Pero, ¿qué pasa con los casos nuevos que se registran?

Pasemos ahora a diagnósticos de cáncer, un informe realizado con datos oficiales.

El oncólogo Héctor Arocena le dijo a El Argentino (4 junio 2015) que el departamento Gualeguaychú cerró el año 2014 con 720 casos diagnosticados, lo que hace un promedio de 2 casos por día. En la ciudad se registraron 470 casos, un promedio de 1,2 diagnósticos por día.

El trabajo periodístico para hablar sobre la verdadera incidencia del cáncer en Gualeguaychú ha generado un impacto y por allí se indica que la tarea estadística es más de médicos y de científicos, que de periodistas. Es verdad, pero nada impide que un periodista busque y difunda datos que la población ignora, e intente un análisis…acerca de lo que le sucede a la propia población.

Perfecto. Juguemos ahora con cartas homologadas: las estadísticas oficiales, los datos científicos y los lineamientos de las entidades internacionales especializadas.

Ya hablamos sobre casos de mortalidad en Gualeguaychú Ciudad y fallecimientos por cáncer. Con los datos que supimos conseguir.

Vayamos ahora –no con datos periodísticos, sino oficiales y científicos- a ver qué pasa con los nuevos casos de cáncer detectados en el Departamento en general, en la Ciudad y en zonas rurales y subrurales departamentales. Para saber dónde estamos parados.

 

*IMPACTANTES DATOS OFICIALES

Observemos, en general, el Departamento Gualeguaychú.

La Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) informó en 2012 que Argentina en general se ubicaba en un nivel medio-alto de incidencia del cáncer. Y estimó que deberían producirse en promedio 217 casos nuevos por año por cada 100 mil habitantes.  No habla de fallecimientos, sino de nuevos casos detectados. El 217 es el número de base para empezar a mirar nuestra realidad.

El censo 2010 indicó que el departamento Gualeguaychú llegaba casi a 110 mil habitantes. Pensemos en un crecimiento lógico, en media década transcurrida, hacia 115-120 mil. En ese esquema, en el Departamento Gualeguaychú hoy tendrían que registrarse anualmente unos 260 casos nuevos. Pero se reconoce oficialmente que en 2014 fueron 720. Casi el triple. El dato realmente impresiona. Lo que ocurre, es que el número que lanzó Arocena, por sí mismo no dice nada si no se lo compara y no se lo enmarca, si no se le brinda un sentido.

Veamos los datos de nuevos casos y una evolución en el Departamento Gualeguaychú.

 

*2000…registrados 270 casos

*2010…registrados 420 casos

*2014…registrados 720 casos

 

El número se multiplicó en forma innegable. En diez años, en el Departamento Gualeguaychú, se multiplicó por 2,6. El crecimiento poblacional no resuelve matemáticamente el incremento de los tumores.

Son tediosos los números, agobiantes. Pero también impactantes. Hay centenares, miles de personas en estos momentos que están luchando contra la enfermedad.  Leyó bien: miles.

 

*EN LA CIUDAD

Ahora miremos qué pasa en la Ciudad.

El doctor Arocena dijo que de los 720 casos registrados en el departamento Gualeguaychú en 2014, un total de 470 pertenecían a la Ciudad de Gualeguaychú.

Observemos algunos otros números, siempre oficiales, para ver de qué modo han crecido los diagnósticos de cáncer.

 

*2004: 176 casos nuevos en la Ciudad

*2005: 222 casos nuevos en la Ciudad.

*2001 a 2009 (9 años): 3220 casos nuevos en la Ciudad

*2014: 470 casos nuevos en la Ciudad.

 

La población de Gualeguaychú creció en la década que va desde 2004 a 2014. El crecimiento promedio se ubica en un 10 por ciento por década.

Si el cáncer hubiera seguido ese crecimiento, los 176 casos de 2004 tendrían que haberse convertido en unos 200 en 2014. Pero no. Fueron 470 casos nuevos.

Digamos que hace una década, los números en la Ciudad de Gualeguaychú estaban altos, pero no tan lejos del promedio. Desde allí se dispararon en forma escandalosa.

Son datos oficiales, no periodísticos. Datos del Registro de Tumores de Gualeguaychú, que pasan al Registro de Tumores de Entre Ríos y desde allí a nivel nacional (desde 2012 funciona el RITA, Registro Institucional de Tumores de Argentina, bajo la órbita del INC, Instituto Nacional del Cáncer, Ministerio de Salud de la Nación) y desde allí a la IARC.

Y una perla: si se busca IARC, desde el mismo Google se advierte en uno de los resultados, que uno de esos sitios pudo haber sido “pirateado”. Claramente, hay quienes ganan con la desinformación y el silencio.

 

*ALERTA EN ZONAS RURALES Y SUBRURALES

 

Y ahora detengámonos en el resto del Departamento Gualeguaychú.

Lo que sucede en la Ciudad de Gualeguaychú es alarmante. Pero lo que ocurre en el resto del Departamento, es un temblor.

Sigamos con datos oficiales.

Si en 2014 hubo 720 casos en el Departamento Gualeguaychú, y de ellos 470 casos se dieron en la Ciudad, habrá que tomar la calculadora y restar. Son 720 en el Departamento, menos 470 en la Ciudad, da 250 casos en el resto del Departamento.

¿Qué es el resto del departamento? Urdinarrain, Larroque, Pueblo Belgrano, las aldeas y todas las zonas rurales y subrurales. ¿Cuánta población vive allí? Unas 25 mil personas.

Siempre según la IARC, si para 100 mil habitantes de Argentina correspondían 217 diagnósticos por año, para 25 mil corresponderían (con la evolución lógica de población) 54-60 casos.  ¿Pero cuántos hubo en 2014? Pues 250 casos, en lugar de 60. Cuatro veces más. Científicamente, regla de tres simple o un periodista con una calculadora con buenas pilas.

No sólo quiere decir que había y hay números oficiales, creíbles, chequeados y serios, sino que nadie los analizó –o no los difundió- para comprobar que el número de casos nuevos de cáncer en esa zona superó cuatro veces lo que se establecía -científicamente por la entidad reconocida a nivel mundial- para la Argentina.

Una conclusión más: si en Gualeguaychú Ciudad el número de diagnósticos es alto, y en zonas rurales y subrurales del Departamento es altísimo, quizás hayamos llegado a una pista clara. No de todas las causas, pero sí de alguna que podría tener relación directa con las tendencias productivas de los últimos diez años, o algunos más. Algo de esto manifestó días pasados, en la charla organizada por la UCU, el oncólogo Franco Ramello, un profesional de consulta imprescindible, al igual que Arocena, si se realizara un futuro estudio sobre el tema.

 

*CONCLUSIONES

Hasta aquí el informe, completamente elaborado con cifras oficiales, científicas y creíbles.

Queda por saber ahora qué haremos con estos datos y con los informes anteriores.

Gualeguaychú Ciudad está 10 puntos por arriba de la media nacional en fallecimientos por cáncer, y duplica la cifra estimada anualmente de diagnósticos para casos nuevos.

El resto del Departamento multiplica por cuatro los casos nuevos estimados por año. Demoledor.

En abril, informó el propio doctor Arocena, se reunirán los integrantes del Registro de Tumores de la provincia, y allí se conocerán los datos de 2015.

 

Sugerencias, a partir de lo analizado:

*Con datos oficiales del Registro de Tumores de Gualeguaychú, ver la evolución en Ciudad y Departamento desde 2000 a la fecha, año por año. Tanto en fallecimientos como en casos diagnosticados. Evidentemente estamos frente a un proceso que se disparó y en silencio nos va tomando.

*Observar qué tipos de cáncer han manifestado un crecimiento.

*Elaborar un mapa en Ciudad y Departamento sobre los casos y tipos constatados (fallecidos y diagnosticados), para evaluar si algunas zonas llaman la atención y merecen un estudio particular.

*Realizar un estudio científico que profundice en las causas del grave crecimiento del cáncer. Ello permitirá avanzar en la búsqueda de soluciones. Detener el alud y empezar a caminar al revés, por el camino de esa bola de muerte y de dolor. Enfrentarla, descubrirla.

 

Estos informes, acaso una pretensión de diagnóstico periodístico constructivo, con sus virtudes y sus limitaciones, sólo buscaron ponerle números entendibles a una realidad. Acaso ni un diagnóstico, un relato de síntomas.

Se nos está muriendo o enfermando en demasía nuestra gente. Los números hablan, ya gritan, denuncian, cuestionan. Pero la esperanza se oculta detrás de los fantasmas de los números de la preocupación y de los diagnósticos del desconsuelo.

Muy bella es esta ciudad, verde y de ríos y con mucha buena gente. Ojalá que en unos años podamos hacer informes distintos.

 

FABIÁN MAGNOTTA

LA REGION

Administrador del sitio LA REGIÓN 24, versión web del diario de Urdinarrain.