“La Balsa” dijo adiós al Río Gualeguay

Balsa 1

Desde hacía más de 70 años que el servicio de balsa unió las dos orillas del río Gualeguay en el Paso Vasallo. Desde carros a pequeñas máquinas agrícolas, por allí pasaron infinidad de lugareños. Hoy, con el puente más largo de la provincia pronto a ser habilitado, la balsa se despidió de las aguas inquietas esperando por nuevas aventuras en otro destino.

Desde hacía un año y medio que se encontraba abandonada, las constantes crecidas y bajantes la terminaron abarrotando de arena, hasta este mes de diciembre que tras un operativo de vialidad, esta reliquia se despidió del agua.

LA REGIÓN entrevistó a Hugo Aguirre, Jefe de la Zonal VIII de Vialidad con asiento en Rosario del Tala, quien estuvo a cargo del operativo “extracción” de la balsa. Aguirre es de carrera vial, una actividad que lleva en la sangre ya que su padre fue uno de los constructores de las primeras balsas “Para nosotros es una reliquia, algo muy sentido, por eso se planificó con tiempo y se trabajó con mucho cuidado. Esta Zonal ha atenido bajo su responsabilidad la balsa durante más de 70 años” recordó el funcionario quien estimó que debe ser la tercera o cuartabalsa que funcionó  en el lugar “Mi papá fue uno de los constructores de balsas anteriores. Para los trabajadores de los caminos siempre fue algo importante, pero en lo particular tengo momentos muy gratos y emotivos por todo lo transcurrido a lo largo de la historia en el lugar” destacó.

No cualquier vehículo podía subir a la balsa, era un tonelaje  reducido, pero acortaba enormemente la distancia a productores y familias de toda la zona de Urdinarrain, Mansilla y Galarza “Hoy, el progreso nos ha invadido. Estamos casi en la finalización del puente más largo de la provincia, son más de 740 metros de largo, una tremenda obra que se completa con mucho trabajo de movimiento de suelo, alcantarillas, ripio y otros 60 metros de puente sobre el arroyo San Antonio. Esto va a servir para todo tipo de negocios, la unión de los pueblos, el intercambio cultural y una vía de comunicación rápida para el transporte”  agregando “Es impresionante la obra, invito a toda la gente del lugar a que la vaya a visitar aunque se está construyendo, porque después uno pasa por arriba y no se ve nada; no toma la dimensión de lo que es la obra. Miles y miles de metros de suelo movido, miles de metros cúbicos de hormigón, infinidad de máquinas trabajando en el lugar. La verdad, es una obra muy importante la que se está terminando” valoró.

La balsa está esperando nuevo destino

Luego de ser removida, la embarcación fue trasladada en un carretón hacia los talleres de la zonal VIII. Ahí quedó a la espera de nuevas directivas, ya sea para ser restaurada o relocalizada, pero por ahora descansa sobre el hormigón. Se trata de una estructura de hierro revestida en madera que tiene una longitud de 20 metros. Laterales de tránsito peatonal y barandas de seguridad y su peso aproximado es de 90 mil kilos “todo eso fue construido por nuestros trabajadores” dijo orgulloso.

El operativo

Sacar la balsa demandó planificación, logística, equipamiento y mucho trabajo “Nosotros estábamos afectados ahí alrededor de un mes. Labalsa se había hundido en su momento y con la construcción del puente se había llenado de arena adentro, más que arena era como un barro todo pegado, así que los muchachos que estaban en el lugar tuvieron que sacar todo eso para reducir el peso, hasta meterse adentro de la balsa para sacarle todo ese barro. Luego se hizo un canal artificial que conectar el río con tierra firme para intentar que la balsa contra la presión del agua se alivianara. La parte final fue cincharla con una motoniveladora, empujada por una pala cargadora, la retroexcavadora también estuvo. Con todo ese equipo y el personal pudimos sacarla del lugar y ponerla en tierra firme. Vino un carromato que tenemos nosotros a nivel provincial… Fue un operativo importante y no nos olvidemos con la precariedad de herramientas que trabajamos nosotros. No tenemos una grúa ni herramientas de alto porte que podrían haber facilitado la tarea”.

La balsa realizó los últimos pasajes a mediados del año 2013. Ya sin uso ni mantenimiento se fue transformando en una postal. Finalmente en diciembre de 2015 se dio de baja el servicio que se convirtió en algo diminuto y obsoleto a la sombra del nuevo puente.

 

Un servicio histórico

Los balseros estaban afectados al “Paso Vasallo” una semana hasta que eran relevados por otro compañero. Allí estaba las 24 horas a disposición de la gente del lugar. Porque si bien había un horario, si le tocaban bocina a las 2 de la mañana se levantaba para pasar el vehículo. Era un servicio full time, no por obligación de la dependencia, sino porque parsar era realmente necesario quien debía hacerlo a esa, o a cualquier hora.

En ese destacamento trabajaron apellidos “legendarios” para la D.P.V. como los Aranda, Gay, Cardozo, Lozano, Morales, Portillo…  todos balseros de muchos años que dejaron horas desatendiendo a su familia por estar cubriendo ese puesto que tal vez era necesario por una complicación de salud. Cuando llovía no había forma de salir; el almacén más cercano estaba a 11 kilómetros; y si llegaba la creciente tenían que disparar en canoa hasta alguna estancia donde se quedaban hasta que mejoren las circunstancias climáticas. Sin dudas un servicio que tal vez pasó desapercibido para muchos, pero que está cargado de todo tipo de historias.

(Edición Impresa)

así estaba la balsa DSC_0114 Balsa 5 Balsa 6

LA REGION

Administrador del sitio LA REGIÓN 24, versión web del diario de Urdinarrain.