Investigación: La historia no oficial de Urdinarrain

PDV - Martinez Feyt

Quienes hicimos el libro “Identidad” en ocasión del centenario de la ciudad decidimos que su nombre fuera “Aproximaciones a la historia de Urdinarrain”. Es que por entonces ya éramos conscientes que carecíamos, nosolo de elementos y fuentes fidedignas, sino también de tiempo para realizar un trabajo con mayor rigurosidad científica. Y así, con los autores y otra gente que se fue sumando, nos comprometimos a seguir trabajando para lo que sería una reedición de “Identidad”. Pero pasó un cuarto de siglo y ese anhelo no pudo concretarse. Y aún si quisiéramos las cosas serían diferentes, considerando los fallecimientos de Eduardo Flejas y de Marta Spidla y las “partidas” de Héctor Iselli y de Javier Broggi.

Cuando comenzamos con la investigación tomamos como base parte del trabajo de José Ciro Passetti, quien realizó las publicaciones periodísticas que se hicieron en 1940 al festejarse el cincuentenario de la ciudad. Passetti, por haber trabajado varios años en el gobierno local tuvo acceso a la documentación de la época, e incluso pudo dialogar con viejos pobladores que habían presenciado el surgimiento de la ciudad, pero lamentablemente no llegó a terminar su trabajo, o quizás sí, pero después de su fallecimiento su familia nocompartió todo ese valioso material.

El haber comenzado a festejar el nacimiento de la ciudad el 23 de septiembre fue a raíz del hallazgo por parte de don José Passetti, de un decreto del gobernador Basavilbaso, de fecha 20 de septiembre de 1890 que expresa: “(…) Vistos los precedentes informes de los comisionados señor Ingeniero Inspector de los ramales del Ferrocarril Central Entrerriano (…), el Gobernador de la Provincia decreta  Art. 1°) Designase el 23 del corriente mes y año para que sean librados al servicio los mencionados ramales.(…)”. Y así lo creímos, pese ano contar con otra documentación que el citado decreto, hasta que nos encontramos, casualmente con Humberto Brumatti, un investigador e historiador de Gualeguaychú.

El encuentro con Brumatti fue fortuito y muy simpático y se produjo en lo que, después supimos, era su segundo hogar: el archivo del Instituto Magnasco. Y fue allí cuando este señor se nos acercó y luego de disculparse nos disparó su contundente frase: “Lamento decirles que la historia que escribieron tiene un error garrafal, porque el primer tren, el que inauguró el ramal, no pasó en la fecha que ustedes creen, sino que fue varios meses antes, exactamente el 20 de febrero de 1890.

Lejos de molestarnos ante tamaña revelación le requerimos que nos brindara la información y las fuentes con que contaba, a lo que accedió sin ningún tipo de problemas. Y se mostró sorprendido de que no le hubiésemos respondido antes, porque hacía bastante tiempo que su investigación había salido publicada en el Diario El Día, pero debido a la escasa tirada que dicho periódico tenía por entonces en la ciudad, ninguno de nosotros se había enterado.

En su extenso trabajo Brumatti señala: “La primera locomotora, bautizada ‘Paraná’, arribó a Gualeguaychú el 27 de octubre de 1889 a las 16.50, en medio de grandes festejos y concurrencia de público. Pocos días después, se nota la presencia en la estación de 2 locomotoras, 5 vagones nuevos  para pasajeros y un furgón para correspondencia y equipos. Además se anuncia que había finalizado el tendido de la línea telegráfica del ferrocarril”. Para esto, el historiador se basa en gran cantidad de crónicas de la época, para las cuales la llegada del tren a Gualeguaychú, habiendo cruzado necesariamente por Urdinarrain, no pasó desapercibida por la población. Y también refiere que,(…) “mediante decreto del 21 de enero de 1890, el Gobernador asigna en el artículo 1°.)  los nombres a cada estación del ramal Basavilbaso a Gualeguaychú, correspondiendo “General Urdinarrain” a la segunda estación”.

Pero lo realmente novedoso de su trabajo es cuando relata que: “En un tren especial que pasó por Urdinarrain, el gobernador Clemente Basavilbaso, acompañado de familiares y una numerosa comitiva arribaron a Gualeguaychú el 20 de febrero de 1890 a las 21 horas. No solo fue grande la recepción brindada por la población de Gualeguaychú, sino también afirma la crónica periodística: ‘Los pequeños centros que se extienden a lo largo del Central Entrerriano y sus ramales, se han puesto en pié para saludarlo y rendirle los honores’. Luego de permanecer varios días desarrollando diversas actividades y recibiendo agasajos, emprendió el regreso, pasando nuevamente por Urdinarrain”.

Pero entonces, ¿qué ocurrió realmente el 23 de septiembre de 1.890? Según esta nueva versión ese día no fue el viaje inaugural, sino solamente la recepción formal de la obra por parte del gobierno provincial, ya que: (…)el viaje inaugural salió desde Gualeguaychú a Villaguay, sin difusión previa, sin gobernador ni autoridades, de quienes no aparece ninguna mención en la prensa de Gualeguaychú, a cuyos periodistas no habría pasado desapercibida la presencia del primer mandatario provincial y menos en aquella época, cuando sus desplazamientos eran motivo de grandes atenciones”.

La investigación de Brumatti, basada en una profusa bibliografía y abundante documentación nos obligaría a replantearnos si estamos festejando o no en la fecha correcta. Para hacer historia es necesario trabajar no solo con testimonios, sino con documentación y evidencias concretas, las cuales se deben analizar y obtener las conclusiones correctas. Y en este caso, todo indica que Humberto Brumatti hizo lo correcto. Y a continuación transcribimos sus conclusiones:

“Como se aprecia por las noticias publicadas en la época, y los documentos consultados, existen instancias y fechas a considerar:

1°)  El día que llega el tendido de rieles al punto donde se levanta actualmente la estación ferroviaria, que aúnno logramos averiguarla, pero estimamos debió ser a fines de 1888 o principios de 1889, coincidente con el tránsito de la primera locomotora por el lugar.

2º) No obstante los agasajos, el arribo de la locomotora “Paraná” a Gualeguaychú el 27 de octubre de 1889, nosabemos si se trató de un tren especial o simplemente venía acompañando la punta de rieles.

3º) El decreto del 21 de enero de 1890 es muy importante, porque es el punto de partida del nombre “General Urdinarrain”  aplicado en principio a la estación del ferrocarril, pero inmediatamente se extendió a la colonia y pueblo formados a su vera, y que perduró siempre sobre los otros aplicados posteriormente, que tuvieron corta existencia temporaria.

4º) Si bien no revistió el carácter de una inauguración, el tren especial del 20 de febrero de 1890, que transportó al gobernador  Basavilbaso y su comitiva, fue un hecho destacado, concurriendo la población a recibirlo en su paso por la localidad, del cual siempre se guardó memoria, aunque confundido con el hecho posterior del inicio de los viajes regulares, sin publicidad previa.

5º) Entre febrero y setiembre de ese año, también hubo otros viajes especiales, que revela el tránsito de trenes por las necesidades del servicio o para transportar autoridades.

6º) En junio se lleva a cabo las mensuras de la colonia, y pueblo de Urdinarrain, confeccionándose sus planos, que son aprobados el 12 de julio de 1890.

7º) Si bien el decreto del 20 de setiembre estableció para tres días más tarde, la habilitación al servicio público del ramal Gualeguaychú a Basavilbaso, al mismo tiempo, tácitamente confirmaba la recepción de las obras construidas por una empresa privada, por parte de su propietaria, la Provincia de Entre Ríos.

8º) La fecha del 23 de setiembre de 1890, en esta secuencia, es a nuestro modesto entender la menos trascendente.

9º) El 29 de mayo de 1891 se escrituran las 4 primeras ventas de terrenos en el pueblo.

Por todo lo expuesto, concluyo que la fecha de fundación es el 21 de enero de 1890, cuando se impone “General Urdinarrain” a la estación”.

(Edición Impresa – Profesores Mónica Feyt y Ariel Martínez)

Estacion-029

LA REGION

Administrador del sitio LA REGIÓN 24, versión web del diario de Urdinarrain.