Perdón…

IMG_9043 (2)Reynaldo Volker se ocupaba del patio, el jardín y los animales hasta que un día, sin saber por que, terminó denunciado y señalado por los medios. Fue un golpe duro para él y su familia, su buen nombre fue puesto en dudas y formaba parte de un expediente judicial… pero ¿por que? si el no conocía lo que era la policía a no ser por algún trámite. Los días, semanas y meses pasaron. También el año hasta que finalmente se produjo un encuentro. El hubiera preferido que jamás pasara lo que pasó… pero pasó, y tal vez lo único que podría servir de alivio era que públicamente la niña admitiera que había mentido, que lo había acusado falsamente, que dijera a todos que él jamás se le acercó. Se escuchó un tímido “Perdón” avergonzado y de cabeza agachas, rápidamente la mamá justificaba “la apuntaron con un arma, nos amenazaron, nos quisieron quemar la casa. Ella no quería hacer este daño, pero tenía miedo”
En septiembre de 2012 la noticia de una denuncia contra un hombre mayor que había violado a una nena de 13 años sacudía a la ciudad, fue presentada de manera artera provocando un enorme daño al denunciado y a la institución que un tiempo más tarde perdía dos empleadas pagas por el COPNAF como consecuencia del hecho.
La semana pasada en el “Hogar de Adolescentes” se produjo la reunión, la idea no era juzgar a nadie, pero si que para todos los presentes quedara en claro que hubo falsa acusación y que apuntaron a Reynaldo como podría haber sido cualquier otro de los colaboradores. Volker, con un nudo en la garganta dijo “ocho años trabajando acá, setenta años de vida… ¿que hice yo?. Semejante papelón! todo el mundo preguntando”. Los familiares lo acompañaban, la tristeza se palpaba.
Esa noche se dijeron muchas cosas, como que hubo apoyo y abogada mientras la denuncia era contra el colaborador del Hogar, pero que quedaron solas  – madre e hija – cuando el arrepentimiento produjo el giro en la causa.
A pesar de las noches de desvelo, el padecimiento de sus seres queridos y la cabeza llena de preguntas, él siempre tuvo la conciencia tranquila “ni una mujer puede decir que yo le falte el respeto”. Seguramente el pedido de perdón no alcance, ni siquiera el hecho de que -a pesar de la denuncia- nunca estuvo imputado en la causa. Se dio vuelta la página de una historia dolorosa, tiene varias víctimas que aún esperan por justicia.

(Publicado en la edición papel de LA REGIÓN correspondiente al domingo 29/12/2013)

LA REGION

Administrador del sitio LA REGIÓN 24, versión web del diario de Urdinarrain.

Un comentario sobre “Perdón…

  • el 31 diciembre, 2013 a las 9:39 pm
    Permalink

    Las minas de la ong no dicen nada? No les va a alcanzar la vida pa disculparse con el pobre hombre. Y todo por proteger al hijo adoptivo de una de ellas

Comentarios cerrados.