NO HAY FINANCIAMIENTO PARA NUEVA INDUSTRIA

IMG_5221 (5)En enero planteábamos que a pesar de promesas y compromisos, Vital Campo SRL no logra poner en funcionamiento su planta radicada en el parque industrial Urdinarrain.
Si bien la obra está muy avanzada y se han invertido más de 1 millón 500 mil pesos, faltan unos 300 mil más para que puedan comenzar a dar valor agregado al cereal. Las carpetas para acceder a un crédito blando del CFI van con lo pedido a lo que, según dicen, siempre les aparece un requisito más y no se concreta.
LA REGIÓN recorrió las instalaciones y dialogó con Nicolas Loustau, uno de los cuatro socios quien relató que “En mayo de 2010 mi cuñado Jorge Di Masi, que trabajo mucho con empresas asiáticas me pregunto sobre la posibilidad de conseguir alimento balanceado para exportar a Corea. Yo le averigüé en la zona y le envié muestras. El señor Parck, le dijo que las muestras no eran uniformes, pero comprarían un conteiner de todos modos. Pregunto si se podía armar una planta que garantizara la calidad para ellos y cual era la inversión necesaria. Yo le acerque la información y él nos propuso prestarnos un millón de dólares que devolveríamos con producción más un interés del 3,5%. En el medio apareció un foco de aftosa en Corea y el proyecto se paró” explicó sobre los inicios, agregando que “En octubre de ese año Aldo Bel me propuso asociarse y ver si conseguíamos alguno de los tantos crédito que el gobierno ofrecía para industria y agregado de valor. Fue así que en octubre de 2011 armamos una empresa, cometiendo el grave error de no comprar una con antigüedad. Se hicieron todas las inscripciones y trámites necesarios”
En Mayo de 2012 compraron un lote en el parque Industrial de Urdinarrain y la planta de elaboración de alimentos a la firma Giuliani “Al mismo tiempo fuimos gestionando créditos y subsidios que parecían estar disponibles para este tipo de industria. Los créditos se limitaron rápidamente ya que los bancos nos exigían dos balances como mínimo, el único que no lo exigía era el CFI por lo que pusimos el esfuerzo en esa línea” Prepararon las carpetas con lo requerido y se envió a Paraná.
En agosto de ese año estuvo en Urdinarrain el ministro de producción Roberto Schunk, a quien le contó del proyecto y que “tendríamos que parar por los problemas que teníamos para conseguir crédito. Me dijo que no paráramos que él nos ayudaría para conseguir el crédito”.
En el medio de las gestiones en el Consejo Federal de Inversiones hubo reclamos, trámites y carpetas que aparecían y desaparecían. Pasó un año y medio más en el que solicitaban nuevas constancias… todo parece una aceitada máquina de impedir.
Los socios saben que un tiempo atrás se obtenían fondos, pero hoy la realidad parece ser otra. Con un tinglado plantado, bajada de luz, instalación eléctrica, gas y tres silos listos la ilusión de una nueva industria avanza a cuenta gotas.
Sobre el final Loustau reflexiona “con todo lo que nos ha pasado le recomendaría a cualquiera que tenga algún proyecto nunca empezar con una empresa nueva; y no depender de créditos porque es imposible saber cuántos años y esfuerzos hacen falta para conseguirlos” dando cuenta que los socios sacaron fondos de lugares que producían para meterlos en uno que solo les ha dado dolores de cabeza.

LA REGION

Administrador del sitio LA REGIÓN 24, versión web del diario de Urdinarrain.